Los interioristas recomiendan una buena insonorización para tener un hogar silencioso

La tranquilidad y el confort del silencio son un lujo necesario para un interiorista

Descubre como un interiorista, calcula y proyecta la insonorización para una vivienda.

Cuando decidimos realizar una reforma o bien construir una casa habitualmente pensamos en los aspectos estéticos de los materiales y del diseño, pero olvidamos otros aspectos no menos importantes como es el confort del silencio.

A veces también les ocurre esto a los estudios de interioristas por centrarse en el diseño en exceso.

Vivir en un hogar sin ruidos representa una de las mejores experiencias. El ruido es un contaminante ambiental tan dañino como cualquier sustancia química. Desde el punto de vista del interioristas debemos pensar que un buen diseño arquitectónico junto con la correcta elección de los materiales nos ayudará a que nuestra casa sea una barrera infranqueable contra el exceso de decibelios.

Rehabilitacion de vivivendas con aislamiento e insonorizacion

Los sonidos no solo despiertan emociones; también provocan reacciones fisiológicas.

Su percepción es tan subjetiva que un mismo sonido puede ser amado por unos y destetado por otros. Hay sonidos que ejercen beneficiosos efectos en el cuerpo y en la mente, como la música, el mecer de las olas del mar o el propio silencio.

Y hay sonidos que enferman, como los constantes estímulos sonoros a los que la sociedad actual está expuesta, ruidos que se perciben como molestos, como el tráfico, industrias, obras, lugares comerciales o de ocio. Este sonido indeseado, el ruido, está reconocido como un contaminante ambiental que supone un problema para la salud publica.

Esto tan sencillo lo debemos tener en cuenta en las reformas en Barcelona proyectadas por las empresas de interioristas.

Actualmente España, junto a Japón, lidera la lista de países con mayor índice de población expuesta a altos niveles de ruido.

Las cifras lo dejan bien claro que el silencio se ha convertido en un bien escaso en nuestras vidas, con más de 9 millones de españoles que conviven día a día con ruidos que superan el límite marcado por la Organización Mundial de la Salud (OMS) de 65 decibelios (dB) para el día y de 45 (dB) para la noche.

Vivir continuamente por encima de los 65dB genera estrés crónico. Un susurro puede tener una intensidad de 15 dB; el murmullo del agua, unos 30 dB; una conversación sosegada, 50 dB; una calle con tráfico tranquilo, unos 70 dB; y un martillo neumático llega a los 130 dB. La OMS marca valores límite de 65 dB de día y de 45 dB para la noche.

Dormir en un ambiente con un ruido inferior a 30 dB durante el sueño garantiza la calidad del descanso reparador y de los ritmos del organismo.

Detrás de la exposición habitual al ruido subyacen problemas de salud como el estrés, cefaleas, fatiga, nerviosismo, irritabilidad, sordera, trastornos de presión arterial, molestias digestivas, alteraciones del sueño, depresión, alteraciones de la conducta o merma de la capacidad de concentración.

La vivienda no siempre cumple las funciones de refugio personal a modo de piel que protege del mundo exterior, donde reinan las prisas y el bullicio. Cerramos la puerta intentando dejarlos atrás, pero el ruido se cuela por paredes, ventanas, techos y pavimentos, y resulta imposible que el silencio encuentre ningún rincón donde vivir en casa.

Entender estos aspectos son cruciales en los estudios de interioristas. Una arquitectura interior que mime la salud de sus moradores debe contemplar prácticas encaminadas a evitar el riesgo derivado de las molestias o enfermedades que el ruido pueda producir a los habitantes, primar el diseño de espacios interiores que promueven la convivencia en un ambiente calmado para que nuestro organismo se sienta equilibrado.

Para ello la empresa de interioristas, tanto en el diseño del proyecto de los interioristas, como en la construcción, así como en el uso y el mantenimiento, deben incorporar elementos y materiales constructivos con las características acústicas especificas que permitan reducir la transmisión del ruido y vibraciones de las instalaciones propias del edificio, y limitar el ruido reverberante de los recintos; así se exige desde el año 2009 con la entrada en vigor del documento básico de protección frente al ruido del Código Técnico de la Edificación (CTE). Sin olvidar la arquitectura interior, con materiales “blandos” que absorban y mitiguen los ruidos de impacto: alfombras, moquetas, corcho, fibras naturales.

El entorno, las formas de la casa, el diseño y la ejecución de la construcción y los materiales elegidos pueden estar detrás de la presencia de ruido en el espacio interior. La forma, la textura o el tipo de material influyen en la difusión del sonido. Las formas convexas utilizadas en las reformas Barcelona actúan como buenas difusoras,reflejando y dirigiendo las ondas en todas direcciones; las cóncavas tienden a focalizar el sonido en un punto.

Una superficie irregular dispersa el ruido. Los materiales blandos (cortinajes, alfombras y moquetas) ayudan a “engullir” el ruido, al contrario que los materiales duros. Cuando la fuente de ruido procede del exterior de la casa, como una vía de tráfico rodado intenso, intercalar plantaciones vegetales es un recurso eficiente que actúa a modo de pantalla acústica intercalada entre la fuente emisora y la fachada de la casa, evitando que se cuele al interior, un detalle a la hora de afrontar los proyectos de interioristas.

Una fachada con cámara de aire ventilada y materiales aislantes en muros exteriores, techos y pavimentos consiguen una envolvente protegida del ruido. Materiales naturales como el panel aislante de fibra de celulosa y las mantas de lana de oveja dan buenos resultados para aislar entre el armazón de las paredes, tabiques, techos y forjados.

Además el ruido se transmite por el aire no hay que olvidar que por donde pase el aire pasará el sonido, y por ello resulta crucial lograr una adecuada hermeticidad, en especial en todas las aberturas, rendijas y huecos, ventanas, puertas, cajas de persianas, aireadores.

Entre las múltiples propiedades de las plantas destaca su capacidad para mitigar y reducir el ruido. Árboles, setos y paredes verdes con especies perennes, frondosas y tupidas actúan a modo de excelentes barreras verdes entre la fuente y el edificio, absorbiendo, difractando o reflejando el ruido de fondo, garantizando un entorno y ambiente interior más confortable y sosegado para sus habitantes.

Ante las nuevas exigencias de eficiencia energética de los edificios se comercializan productos certificados y homologados que garantizan no solo el aislamiento térmico, sino también el acústico, como sistemas de doble ventana o cristales con cámara de aire.

El ruido también se puede transmitir por la masa, por ello en la ejecución hay que considerar evitar la conexión física de las partes del edificio que actúan como elementos transmisores, tales como los forjados o pavimentos, o utilizar juntas elásticas para evitar vibraciones en pavimentos, todo esto se puede controlar con una buena insonorización.

Hasta aquí este artículo sobre la insonorización de viviendas en los proyectos de interioristas.

Si nos continuas leyendo te informaremos sobre el mundo de la arquitectura de interiores.

Puedes leer estos artículos sobre:

LLENA TU CASA TU HOGAR DE ENTUSIASMO CON EL INTERIORISMO EN BARCELONA. 1ª PARTE

LA LUZ Y LA ARQUITECTURA INTERIOR

Nos podéis visitar en www.barcelonainteriorstudio.es y también estamos en www.barcelonainteriorstudio.cat donde podéis leer este artículo en catalán aquí.

Contacta y te detallaremos todo sobre la arquitectura de interiores como distribuciones, precios, acabados, en este enlace.

2 comentarios

  1. […] Los interioristas recomiendan una buena insonorización para tener un hogar silencioso […]

Comentarios estan cerrado.